Puentes sobre el tiempo

«The basic material of photographs is not intrinsically beautiful. You’re not supposed to look at the thing, you’re supposed to look through it. It’s a window.»

John Szarkowski

«A veces, da la impresión de que se la trata como si Ella fuese un “arte menor”. La pintura, la escultura, la arquitectura, y hasta el cine son materias mucho más estudiadas y en las que se adquiere un conocimiento mucho más profundo. […]

Es posible que, cuando un arte es popular, accesible, barato y técnicamente se puede simplificar abriendo las puertas a muchos, deje de tener ese «aura» que hace del arte lo que es

SteveMcCurry.jpg

«Hacer una fotografía es participar en la mortalidad, vulnerabilidad y mutabilidad de una persona (o cosa). Y es que, fotografiar algo significa capturar un instante que muere con la fotografía.

El sujeto es capturado durante un solo momento e (in)mortalizado en una instantánea. Este momento es único e irrepetible, y por lo tanto nace y muere con el propio acto de fotografiar.

Sin embargo, el hecho de que esté plasmado en papel es una forma de mantenerlo vivo para siempre, ayudando así a que la memoria propia y colectiva no se olvide de él. De esta forma se establece una relación dual con el objeto fotografiado.

Por otra parte, para el sujeto que realiza una fotografía significa capturar un momento que ya es pasado, enfatizando así el paso del tiempo y poniendo de manifiesto que su propia muerte (la del fotógrafo) está aún más cerca.»

Fragmentos (adaptación), ¿Ha muerto la fotografía? reflexiones en torno a la fotografía y la posfotografía, por Marta Martín.

«Si sabes esperar la gente se olvidará de tu cámara y entonces su alma saldrá a la luz.»

Steve McCurry

Fuente de la imagen.

Un universo partido en dos

«La cuestión del libre albedrío es candente. Algunos investigadores, como Paul y Patricia Churchland, rechazan que el ser humano disponga de esta capacidad y creen que es un mito. También ha sido determinante el famoso experimento de Benjamin Libet en el que se demostraba que los procesos inconscientes en el cerebro son el iniciador verdadero de los actos de la voluntad. […]

La brecha que durante miles de años dividía los sucesos físicos por un lado, y el significado, los contenidos, las ideas, las razones y las intenciones por otro, y que parecía partir el universo en dos, posiblemente se vaya a cerrar.

La inteligencia, la imaginación y la creatividad [la distinción entre ellas queda planteada como ejercicio al lector] son formas de procesado de información; algo susceptible de ser comprendido [procesado].»

Fragmento ligeramente adaptado, Conocimiento: ciencia y filosofía, por Teresa Giménez Barbat para Letras Libres, nº113, febrero de 2011.

Athens-Temple-of-Olympian-Zeus.jpg

«Los afectados por el trastorno obsesivo-compulsivo parecen dominados por una fuerza irresistible que, contra su voluntad, los impulsa a un comportamiento absurdo, pues suelen estar perfectamente conscientes de que sufren un trastorno que los lleva a actuar irracionalmente [por raro que pudiera sonar hay que añadir que es irracional desde el punto de vista humano, ideal, en condiciones estándar, pues bajo un punto de vista físico, el cerebro sólo hace, en cualquier caso, lo que tiene que hacer, con los condicionantes estructurales internos y externos en cada instante, así que desde éste punto de vista cualquier comportamiento es siempre racional en el sentido de que es el único posible físicamente, aunque sea irracional para un observador que pretenda analizar el rendimiento económico de las acciones de un sujeto sobre el mundo; en este sentido, un comportamiento irracional es aquél que, en definitiva, lo daña socialmente (por poner un ejemplo ilustrativo)].

Los casos patológios y anormales [esto es, “en los extremos de la distribución normal”] destacan con fuerza la presencia de una cadena determinista. La persona no ha elegido libremente que su libertad quede encadenada a causas biológicas [¿acaso puede no estar encadenada a algo en última instancia?].»

Fragmento, Las manos de Orlac, por Roger Bartra, en la misma publicación.

Tal vez el lector se pregunte si el hecho de ser consciente de seguir un comportamiento irracional, el hecho de ser testigo de ello aunque no podamos interferir, no es ya prueba suficiente de que, aun en el caso de que nuestras acciones pudieran estar absolutamente condicionadas y tienen fecha y lugar programadas desde el principio de los tiempos, hay “algo” en nosotros que escapa a ese determinismo. Las ideas de conciencia/consciencia y determinismo no parecen llevarse demasiado bien.

Finalmente, hay muchas formas de ver tu propio universo partido en dos. Tantas como interpretaciones para mis posts; tantas como personas al otro lado de la pantalla.

Imagen: Athens – Temple of Olympian Zeus, © Peter2222.

Los seres vivos: transformadores de información

«La transcripción del ADN/DNA es el primer proceso de la expresión génica, mediante el cual se transfiere la información contenida en la secuencia del ADN hacia la secuencia de proteína utilizando diversos ARN/RNA como intermediarios. Durante la transcripción genética, las secuencias de ADN son copiadas a ARN mediante una enzima llamada ARN polimerasa que sintetiza un ARN mensajero que mantiene la información de la secuencia del ADN. De esta manera, la transcripción del ADN también podría llamarse síntesis del ARN mensajero.»

Fragmento, Transcripción genética, Wikipedia.

rna-polymerase-dna-transcription-470.jpg

Fuente de la imagen: Principles of Cell Biology: Transcription.

«La Máquina de Turing es un modelo computacional que realiza una lectura/escritura sobre un canal de entrada/salida llamado “cinta”. Su funcionamiento se basa en una función de transición, que recibe un estado inicial y una cadena de caracteres de la cinta pertenecientes [por supuesto] al alfabeto de entrada. Luego va leyendo una celda de la cinta, borrando el símbolo si es necesario, y escribiendo el nuevo símbolo perteneciente al alfabeto de salida [en la misma cinta; la diferencia con el caso anterior es que, en aquél, puede considerarse como salida al RNA o a las proteínas tomadas por sí mismas en lugar de a todo el conjunto de resultados o consecuencias del proceso]. Después avanza a la izquierda o a la derecha, repitiendo esto según se indique en la función de transición.»

Fragmento (adaptación), La Máquina de Turing, Wikipedia.

Sigue leyendo

Robar el alma

«¿Os imagináis un mundo sin tiempo, un mundo congelado, una sonrisa eterna? Ésa es la verdadera dimensión de La Fotografía; hacer del instante, que es algo virtual para nuestros sentidos, una representación eterna.
Al detener el tiempo en un segmento que tiende a cero por definición —la velocidad de obturación—, la fotografía parece igualmente detener, junto al rastro incuestionable del objeto o ser que “captura” (roba, secuestra), su propia esencia de ser, impidiéndole así cualquier ulterior cambio; el cambio que necesariamente nace del olvido…

edge.jpg

La fotografía hace la función de exterminador del olvido a través de su empecinada e inmutable presencia. Así condena a sus personajes a ser rehenes de su propia historia asignándoles a un momento incuestionable, inmutable, siempre presente y, sobre todo, con un futuro que se alza a partir de esa imagen.»

Fragmento, ¿La fotografía roba el alma?.

Pero, ¿«robar el alma» de quién?. ¿Del sujeto fotografiado, del propio fotógrafo, o de aquél que tropiece con las imágenes meses o años después?

Imagen: Edge Of The Earth, © Leila Peterson.

I get lost in the beauty of everything I see

«En la primordial compasión que siempre ha existido y existirá, en el consuelo que aflora de todo sufrimiento, en la fe que va más allá de la muerte; gracias al corazón por el que vivimos, gracias a su ternura, a sus alegrías, a sus temores, para mí, la más insignificante flor que brota puede provocar pensamientos demasiado profundos para las lágrimas.» William Wordsworth.

madbat-rostro-470.jpg

Imagen.

Perdidos en una arquitectura orgánica

«From a distant and unknown part of a certain universe exists an asteroid. Except it’s not just any asteroid, but a giant copy of the Mandelbulb set1.

Unfortunately, on this asteroid resides a lonely soul, cruelly banished to the place for 800,000 years.

Our inhabitant occupies around only eighty billionths of the entire space (volume) of the Mandelbulb asteroid, so it must seem like the universe to her.

Exploration of the Mandelbulb is of interest to our wanderer, because a certain unknown location holds a secret portal out of this somewhat pitiful existence. It has been said to appear as a faintly glowing pyramid shaped object, perhaps up to two metres in height and two metres across. Why was it even put there?! Is it supposed to be some kind of twisted game by her captors? Or is it maybe to prevent the “punished” from losing all hope, and going insane? Who knows, but one thing is for sure: finding it is daunting, not only due to the size of the Mandelbulb, but also because of the difficulty in navigation.

Mandelbulb_spirals_low_res_by_KrzysztofMarczak-470px.jpg

But therein lies the hope. Maybe this night, she’ll see the glow of the pyramid. Maybe this one. Alternatively, there’s only another 799,923 years left to wait…»

Adaptación: The Eternal Dream, por Daniel White. Enlace descubierto a través de Las creaciones de Mandelbrot se alzan en la tercera dimensión, por Christoph Pöppe —que por supuesto habla de más cosas, pero no hace falta contar mucho para mostrar algunos resultados interesantes—. Investigación y Ciencia, febrero de 2011.

Imagen: Mandelbulb spirals low res, por Krzysztof Marczak. Es una sección del bulbo y recuerda a la conocida forma bidimensional.

1The Mandelbulb set o el bulbo de Mandelbrot; efectivamente es indiferente.

You with the questions. Always the questions.

«Si el hombre simplemente se sentara y pensara en su fin inmediato y en su horrible insignificancia1 y soledad1 en el cosmos, seguramente se volvería loco, o sucumbiría a un entumecedor sentido de inutilidad.

LeilaLeilaLeila.jpg

Podría preguntarse: ¿Por qué debería molestarme en escribir una gran sinfonía, o luchar para ganarme la vida, o incluso amar a otro, cuando no soy más que un microbio momentáneo en una mota de polvo dando vueltas por la inmensidad inimaginable del espacio?»

Stanley Kubrick et ál.

La respuesta.

Imagen © Leila Peterson.

1He puesto los enlaces con el objetivo de recordar que tales sentimientos podrían ser debidos exclusivamente a nuestra limitadísima experiencia del universo, sin ser «verdades absolutas» por encima de nuestro contexto vital, y que las cosas, aunque las sintamos así, pueden no ser de ese modo cuando se trasciende la percepción de la realidad que normalmente tiene la mente humana. Aunque es un pobre consuelo; nuestra mente es lo único que tenemos.