You find Someone

«Only once in your life, I truly believe, you find someone who can completely turn your world around. You tell them things that you’ve never shared with another soul and they absorb everything you say and actually want to hear more.

hands-love.jpg

In their presence, there’s no need for continuous conversation, but you find you’re quite content in just having them nearby. Things that never interested you before become fascinating because you know they are important to this person who is so special to you. Simple things bring them to mind like a pale blue sky, gentle wind or even a storm cloud on the horizon. You open your heart knowing that there’s a chance it may be broken one day and, in opening your heart, you experience a love and joy that you never dreamed possible. You find that being vulnerable is the only way to allow your heart to feel true pleasure. And it scares you. You find strength in knowing you have a true friend and possibly a soul mate who will remain loyal to the end. Life seems completely different, exciting and worthwhile. Your only hope and security is in knowing that they are a part of your life

Fragmento, Bob Marley.
Imagen: loves connection, © Mineh Ishida.

La idea absoluta

«En el mundo circundante observamos una cantidad infinita de objetos y fenómenos que poseen las propiedades más diversas. ¿Qué representan todos esos objetos y fenómenos, cuál es su base?

polish-forest.jpg

Existir significa poseer realidad objetiva con relación a otros, interaccionar con ellos.

En el sistema filosófico de Hegel, el mundo es la forma de realización de la idea absoluta, de cierto principio racional e ideal divinizado, que en el proceso de autodesarrollo conoce su propia esencia.»

Fragmentos (adaptación), La materia y sus formas principales de existencia.

Imagen: Polish Forest, © Ben Heine.

Tocar la esencia de las cosas

«La Matemática no estudia los seres en tanto que son seres. En La Física sucede lo mismo. Estudia los accidentes y los principios de los seres en tanto que están en movimiento [el término “movimiento” entiéndase como “manifestación de una propiedad”, no necesariamente un “desplazamiento relativo” en el sentido coloquial] y no en tanto que son seres. […]

El movimiento. No explican ni el por qué, ni la naturaleza, ni el cómo, ni la causa.»

Fragmento (adaptación), Aristóteles: Metafísica.

¿Hasta qué punto el estudio de lo particular nos dice algo acerca de lo absoluto, de la esencia, de las cosas?.

Las ciencias desarrolladas por la humanidad supuestamente se estructuran en diferentes capas de abstracción que, conforme disminuyen en rigor lógico, permiten a su vez manejar conceptos «de más alto nivel». Piense en el abismo que parece separar las matemáticas de las humanidades o, sin ir tan lejos, de otras ciencias supuestamente más descriptivas, y, por tanto, de menor rigor, fundamentadas en un armazón lógico más vulnerable —es decir, mutable, inestable, por incompleto— pero que permite manejar otro tipo de información más «complicada», como la biología, la medicina…

dream.jpg

Uno podría pensar que, descendiendo a los niveles más bajos, más profundos, de tratamiento de la información, en el caso ideal de que pudiésemos soportar todo requerimiento de capacidad de abstracción, llegaríamos a un límite en el cual nos hallásemos ante «la verdad absoluta», ante la misma esencia de las cosas.

Tal vez no exista ese camino de descenso finito a la esencia de los seres, y debamos conformarnos con el lado más útil del conocimiento —no obstante, ¿habría algo más útil que la oportunidad de alimentar nuestra curiosidad intrínseca?—, o tal vez sí, y tal vez aparezca incluso como un conocimiento emergente, como un mecanismo que nos permite superar ese límite, a partir del estudio de lo particular, mediante una suerte de «revelación».

Tal vez sea mucho más bonito e interesante el poder percatarse de lo maravilloso de la naturaleza que debe subyacer a los seres, que tratar de desencriptar, a partir de la mera observación, los mecanismos, las leyes, que supuestamente los describen, porque, por lo limitado de nuestro intelecto —aunque desde nuestro interior no seamos conscientes de nuestras limitaciones, pues cada uno ve hasta donde puede y lo que uno ve, a él le parece cierto y evidente; objetivo—, sólo obtenemos un conocimiento superficial, descriptivo. Un falso conocimiento; tan profundamente falso como superficialmente pragmático.

Imagen: I use to dream of drowning. If the glass breaks, will you save me?, ©Allison Redner. Creo que expresa a la perfección lo que deseo transmitir.

Identidad y dualidad del hombre

japan-earthquake-2011-470px.jpg

«Existir es un invento del1 hombre, un escalón por encima de la existencia llana y clara de las cosas en el universo.»

Fragmento: Ser.

1Cuando decimos que algo es un invento humano, podríamos entender que es una «consecuencia histórica del universo en que vivimos» aplicable a La Humanidad. En base a esto, o a variaciones más o menos incorreladas, puedes darle las vueltas que quieras.

Cuando decimos que algo existe, queremos decir que…

Imagen: In Focus: Japan Earthquake: One Month Later. «A man watches an area destroyed by the March 11 earthquake and tsunami as members of a search and rescue team look for dead bodies in Ishinomaki, northern Japan, on April 4, 2011. (Reuters/Carlos Barria)»

La conquista de la felicidad

«Se enfrenta a toda una serie de filósofos que habían robado a La Humanidad, de una forma u otra, la oportunidad de ser felices, desde Schopenhauer hasta Jean Paul Sartre, pasando por Kierkegaard y Heidegger -en España tuvimos a Umanuno-. Unos años antes de la aparición de La conquista de la felicidad, publicada en 1930, Spengler escribe su famosa Decadencia de Occidente, consecuencia lógica de la Primera Guerra Mundial y elemento que ya anuncia la Segunda.

En Europa, durante el período de entreguerras, se había perdido la fe en la civilización y el progreso, y los intelectuales volvían los ojos hacia civilizaciones más primitivas. Para otros pensadores, sin embargo, no había salvación posible.

Heidegger publica Ser y tiempo en 1927, mientras que Sartre no publicará aún La nausea hasta 1938 y El ser y la nada hasta 1943, ya en plena Segunda Guerra Mundial.»

tank-us-army-470.jpg

«Russell “admite” la existencia de sexo sin amor e incluso su conveniencia en ciertas ocasiones. Pero no es éste el camino a través del que se pueda alcanzar la felicidad. La sentencia es rotunda: “En las relaciones sexuales casi nunca hay nada que pueda llamarse auténtico cariño; muchas veces hay incluso una hostilidad básica. Cada uno trata de no entregarse, intenta mantener su soledad fundamental, pretende mantenerse intacto, y, por tanto, no fructifica”. La única forma de conseguir la felicidad, y el amor es un magnífico instrumento para ello, es a través de la unión conjunta de sexo y amor.

Podría detenerme en infinitos aspectos de este maravilloso libro, pero lo más gratificante es sin duda su lectura. La conquista de la felicidad se perfila como una obra llena de esperanza, profunda e intensa, en la que el único secreto para alcanzar la felicidad es ser buenas personas

Fragmentos. De Alejadro Gomero.