Gabriel Fauré: Réquiem Op. 48

«El Requiem de Fauré [que era agnóstico] no es como los demás. Su atmósfera no es trágica, doliente o lúgubre, sino de emociones predominantemente tranquilas; ejemplo de conciliación entre el individuo y la muerte, en vez de instigar el miedo pone su confianza en el descanso eterno con un halo de paganismo en términos de significación universal y no sólo católica.»

Fragmento, Ipromesisposi. Comprender La Diferencia En Lugar De Combatirla.

«El Requiem pasó inadvertido en el momento de su composición, causando gran entusiasmo cuarenta años después. El por qué de este fenómeno se puede atribuir a la estética que imperaba en esos años, la llamada “Belle Époque”, en donde la exaltación sensual y la búsqueda de paraísos artificiales, parecía el principal objetivo de cualquier artista. En el gusto del público primaban los excesos y la sobrecarga decorativa, contrastando con el espíritu lineal del Réquiem, en el cual la abolición radical de cualquier atisbo de exceso expresivo tuvo que sonar extraña. […]

Jewel-Case-Guillaume-Seignac-470.jpg

“La música de Gounod ha sido criticada por su sobre inclinación hacia la ternura humana, pero su naturaleza le predispone a sentirlo de esa manera. […] ¿No es necesario aceptar la naturaleza del artista? En cuanto a mi Réquiem, quizás también he querido yo escapar del pensamiento más habitual. Lo sé todo gracias al corazón. Yo quise escribir algo diferente.”»

Fragmento, Refinando nuestros sentidos.

La imagen elegida es obra de Guillaume Seignac, contemporáneo de Fauré; The Jewel Case.

Recuperar la ilusión

piano.jpg

«La partitura de las Variaciones Goldberg indica que después de la trigésima variación debe retomarse el Aria inicial exactamente repetida y que parezca otra simplemente porque llega después de las treinta variaciones que la separan del primer enunciado.

Cuando se escribe con palabras es imposible utilizar tal procedimiento. Sólo la música, al repetir, no repite. Ahí está su fuerza o su locura: hacer creer que el sentido de una vida puede volverse a tocar, como una Aria da Capo

Fragmento, Glenn Gould Piano Solo.

Imagen: one hundred and twenty five, © Nicole Wu.

Glassworks

«When you hear for the first time the music you have composed, there is that astonishing moment when the idea that you carried in your heart and your mind comes back to you in the hands of a musician. People always ask, “Is it what you thought it would be?” And that’s a very interesting question, because once you hear it in the air, so to speak, it’s almost impossible to remember what it was you imagined. The reality of the sound eclipses your experience. […]

When you’re fully consumed with the act, the witness just disappears

Philip Glass: What I’ve Learned.