Las fluctuaciones de La Nada

«Había dos caminos para los escritos teológicos: uno que sonsacaba la naturaleza de la nada de la que habría brotado la creación; otro que acentuaba la vaciedad y el carácter efímero de todas las cosas temporales. Ambos se orientaban a refutar la herejía de que el mundo había sido creado a partir de materia preexistente, más que a partir de La Nada. El primer camino fue dominio exclusivo de serios tratados teológicos, mientras que el segundo fue la sustancia de poetas metafísicos que trataban de demostrar la nada de la vida cuando se veía en el esquema cósmico de las cosas.

Es importante reconocer que, aunque la doctrina cristiana incluía la noción de creación a partir de nada —creatio ex nihilo—, no incluía la idea de que la creación fuera causada por nada. Según dicha doctrina, la causa de la creación es “Dios”, y no alguna propiedad latente del vacío. “Dios existe siempre pero el universo simplemente carece de una causa propia para iniciar su estructura”.

Tomás de Aquino argumentaba que si no hay absolutamente nada —ningún universo, ningún Dios, ningún ser en absoluto— entonces nada puede aparecer. Pues para causarse a sí mismo, un ser tendría que existir para darse a sí mismo existencia, y esto, afirma él, es absurdo. De modo que si nada absolutamente existía en el pasado, nada existe ahora.»

«Quiero saber por qué existe el universo… ¿De dónde procede y cómo puede entenderse que algo exista?… Ahora bien, si dejo de lado estas cuestiones y sigo adelante hasta lo que se oculta detrás de ellas, esto es lo que encuentro: la existencia me parece una conquista sobre la nada… Si me pregunto por qué existen cuerpos o mentes antes que nada, no encuentro respuesta; pero que un principio lógico, tal como A=A, debería tener el poder de crearse a sí mismo, triunfando sobre la nada a lo largo de la eternidad, parece ser natural… Supongamos, entonces, que el principio en el que todas las cosas descansan, y que todas las cosas manifiestan, posee una existencia de la misma naturaleza que la de la definición del círculo, o la del axioma A=A: el misterio de la existencia desaparece

Fragmentos, El libro de La Nada. John D. Barrow.

Tal vez te guste:

Umbral: al orden a través de las fluctuaciones.

Estructuras lógicas autojustificadas.

Los mitos y el estudio de las estructuras.

Felicidad.

Trayectorias

jupiter-lunas.jpg

«Hasta que no ves que de verdad Júpiter tiene 2 franjas y 4 lunas en perfecta línea recta, y que, poco a poco, a lo largo de la noche, va recorriendo en el cielo la misma curva que ha recorrido el sol durante el día, no empiezas a pensar que, de verdad, tal y como toda la vida te han contado, los planetas giran alrededor del sol, que todos giran sobre sí mismos, que esas cuatro lunas están girando en torno a Júpiter, que todo gira alrededor de algo y de sí mismo; que todo trata de girar.»

Eclíptica 2. Primera observación. Santiago Latorre.

Estados del ser

«Una vez leí que expandir la consciencia consiste en expandir el campo semántico (de la experiencia de estar vivo), lo cual para mí tiene mucho sentido. Cuanto más significado seas capaz de asignar al momento que estás viviendo, más intenso será. Con lo cual, para expandir tu consciencia, te recomiendo que te acostumbres a dar un sentido y un propósito a tus actos, por pequeños que sean. La diferencia entre vivir una vida con y sin propósito es la diferencia entre el día y la noche. […]

painters-1914-brooklyn-bridge-cables-470.jpg

Amor. Independiente de lo que conocemos como la emoción del amor. Se trata del amor incondicional, la comprensión permanente de tu conexión con todo lo que existe. Compasión. En el nivel de la razón vives al servicio de tu cabeza, pero finalmente se convierte en un callejón sin salida en el que caes en el sobreanálisis. En el nivel del amor pones tu cabeza, tus habilidades y tus capacidades al servicio de tu corazón (no tus emociones, sino tu propio y más amplio sentido del bien y del mal). Este es el nivel en el que uno despierta a su propósito vital. En este punto empiezas a ser guiado por una fuerza más grande que tú mismo. Es un sentimiento de rendición

Fragmentos, La escala de la consciencia. Javier Malonda.

Imagen: Painters on the Brooklyn Bridge Suspender Cables-October 7, 1914. Eugene de Salignac. Sin restricciones conocidas de derechos de autor.

The Melody At Night, With You

«Todos callados, todos con el alma sellada para no cuestionar el saqueo impune de nuestra alma colectiva, como los bienes de consumo en los que nos estamos convirtiendo.

Necesito músicas que me hieran, que me sanen, que me inquieten, que me deslumbren y me apaguen.

Que me hagan arder en el infierno para encontrar con ellas la paz.

The-Melody-At-Night-With-You-470.jpg

A base de edulcorar las realidades, de hacerlas accesibles para que todo el mundo aplauda al unísono, nos olvidamos de que la Música es un reto, y que, como tal, o estamos dispuestos a enfrentarlo o nos quedamos en un nivel superficial, insustancial; tan inocuo como intercambiable.

Ahí está el reto, en ganar afectos con la verdad; no con trucos de luces y sonido.»

Fragmentos unidos: Música gris, de Carlos Pérez Cruz.

Cambiar la forma esperada para las respuestas

«En cierta forma, la complejidad, tal como la entendemos y vivimos, no es más que un reflejo de nuestras propias limitaciones. La poesía es capaz de soslayarlas y dejarnos entrever el mundo maravilloso que existe más allá de nuestros límites racionales […]. Cambiando las referencias de partida las preguntas más complejas se convierten en respuestas obvias

Fragmento, La Bella Teoría

silencio-glass-arvo-part-martynov-470.jpg

«Para Dirac, Dios debía ser un gran matemático y con las matemáticas que conocemos nos acercamos a conocer un trocito de su creación. Curiosamente, Dirac era un gran ateo. Al respecto, Pauli escribió bromeando en sus memorias: “Si entiendo correctamente a Dirac, él dice: no hay Dios, y Dirac es su profeta”.»

Fragmento, Dios, Hawking, los físicos y la metafísica.

La imagen se corresponde con el disco Silencio: Pärt, Glass & Martynov.