Reconocerse en el espejo

«En su obra El hombre sin atributos, también traducido “sin cualidades”, Musil traza un cuadro, como se suele decir, de la sociedad austrohúngara en puertas del hundimiento del ente político que la cobijaba. El protagonista es Ulrich, el hombre sin cualidades. Expresión que, a la vista del relato, no quiere decir que no las posea, sino que no las ejerce porque no le son de utilidad en un mundo en el que transita como mero espectador. […]

Imperio austrohungaro 1910 Austria Hungary ethnic ES

Imagen: Mapa “étnico” del Imperio austrohúngaro según el censo de 1910.

Leyendo la novela, muy extensa e inacabada, se tiene la sensación de estar asistiendo al espectáculo de una danza cuya música no se percibe. Los danzantes se mueven y no se sabe por qué. […] algo a lo que no se consigue dar un contenido, como a las vidas de sus supuestos constructores. Y es que la vida es quizá ese presente multiforme sin un centro que lo aglutine.

Forest colour bosque color

Imagen de Raya Amyuni Hindi. Desde Beirut, Líbano.

No hay un centro. Ni en la vida ni en el individuo. No hay un lugar de mando.

El yo pierde el sentido que ha tenido hasta ahora: el de un soberano que lleva a cabo actos de gobiernos. Los actos humanos no son consecuencia de los decretos de ese yo. Tienen vida propia. No es el yo el que tiene un pensamiento, es el pensamiento el que surge en el yo; no es el yo el que concibe una esperanza, es la esperanza la que se instala en el yo; no es el yo el que alumbra un amor, es el amor el que irrumpe en el yo.

El yo es un rey destronado. La realidad no es ya un ente con sus límites y con sus características fijas, es algo que, sin centro, se extiende en todas direcciones […] »

Fragmentos pertenecientes a Robert Musil, radiografía de un final I, Rober Musil, radiografía de un final II.

«Más que entidades físicas individuales, pues, parecemos remolinos energéticos que atrapan cosas de su alrededor y las integran en nuestro cuerpo, estableciendo una línea divisoria arbitraria entre el nosotros y los demás, tal y como explica el biólogo evolutivo Scott D. Sampson: «El punto de “corte” puede situarse en muchos sitios, en función de la metáfora del yo que elijamos abrazar».»

Fragmento. Tú no eres tú.

Denishawn dancers posing for publicity shots

Imagen: Denishawn dancers posing for publicity shots. Dick Matthews. 1923-1924. New York Public Library.

«Cuando un niño se reconoce por primera vez en el espejo, celebra la aparición de su imagen con un gesto de alegría, de júbilo o de éxtasis. Esta fascinación es interpretada como la identificación del niño con su imagen, la que encuentra allí por primera vez reflejada de manera completa.

En vez de ver sólo partes de su cuerpo, observa por primera vez la totalidad. Hasta reconocerse en el espejo, el niño no ha visto nunca su cara, por ejemplo, ni su cuerpo completo, sino sólo miembros parciales. Estos fragmentos no aparecen estructurados o relacionados entre sí, no constituyen una unidad, por lo que han sido percibidos como objetos parciales hasta la experiencia del espejo

Estadio del espejo