La balsa de la Medusa

«Dostoyevski ha escrito: «Si Dios no existe, todo está permitido». […] Efectivamente todo es lícito si Dios no existe, y como consecuencia el hombre está «abandonado» porque no encuentra en sí ni fuera de sí la posibilidad de anclarse. Y sobre todo no encuentra excusas. […] no encontramos frente a nosotros valores u órdenes que puedan legitimar nuestra conducta. Así, no tenemos ni por detrás ni por delante, en el luminoso reino de los valores, justificaciones o excusas. Estamos solos, sin excusas. […]El hombre, sin apoyo ni ayuda, está condenado en todo momento a inventar al hombre.»

JEAN LOUIS THEODORE GERICAULT La Balsa de la Medusa Museo del Louvre 1818 19 large

«Me representaba de modo muy claro que la vida y el mundo no dependían más que de mí. En realidad, hasta podía decirse, en aquel momento, que el mundo no había sido creado más que para mí. […] Y puede suceder que, en efecto, nada exista para nadie después de mí y que el mundo entero, una vez que se haya abolido mi consciencia, se desvanezca como un fantasma, puesto que no es más que el objeto de mi consciencia, y que se aniquile, puesto que todo el mundo y todos los hombres acaso no sean más que yo mismo… »

El sueño de un hombre ridículo.

PaleBlueDot

«a photograph of planet Earth taken on February 14, 1990, by the Voyager 1 space probe from a record distance of about 6 billion kilometers. »

«Los botes tirarían, penosamente unidos mediante cabos, de la improvisada balsa. Se produjeron juramentos de que nunca los abandonarían y bla, bla, bla. Al cabo de unas pocas horas se produce la traición. Se cortan los cabos que unen a los botes con la balsa, debido a la imposibilidad de gobernarla en aquella mar desde los botes. Ellos o la balsa. Todos los presentes en aquel conjunto de palos arrastrados no se lo podían creer. El valor de los juramentos pronunciados se lo llevó el viento rápidamente, en cuestión de segundos.»

La maldición de la Medusa. El naufragio más terrible de Francia